En ninguna parte un hombre se retira con mayor tranquilidad y más calma que en su propia alma.