La mente de un fanático es como la pupila del ojo; cuanta más luz se arroja sobre ella, más se contrae