Consulta presencial

Es la forma ideal de poder evaluar el problema que presenta el consultante. el contacto personal, el lenguaje no verbal es lo que permite establecer una mejor relación que hoy en día se sustituye por las consultas online, pero desde mi perspectiva y la de otros muchos nos supera en absoluto la entrevista presencial.

La evaluación inicial, ocasionalmente es suficiente con una sola consulta, pero no es lo habitual. Debe usted de venir con la idea en mente de que, conseguir entender lo que sucede y llevar a cabo la evaluación necesaria va a suponer al menos dos consultas.

“Respetar su malestar y la complejidad del ser humano, exige una evaluación minuciosa que resulta difícil de realizar en una sola entrevista.”

Una forma de acortar la duración de la evaluación y facilitar el proceso de comprensión y planteamiento terapéutico, es que usted descargue los cuestionarios que utilizó en la evaluación y que los rellene en su casa haciéndonos llegar por correo electrónico con antelación a la consulta para poder corregirlos.

Cuestionario OQ-45.2

Cuestionario de screening del IPDE.

Una vez que usted solicite la consulta se le enviarán instrucciones de cómo cumplimentar los cuestionarios y a qué correo electrónico debe de remitirlos para que podamos proceder a su corrección.